Mercado de Correos

El aperitivo es el hábitat natural de este puesto. Una tradición centenaria y cotidiana como sentarse y calmar la sed a pequeños sorbos de vermut o vinos generosos, acompañados de encurtidos capaces de despertar los sentidos. Un disfrute sin parangón.